Saltar al contenido
CON ELECTROESTIMULADORES

Cómo usar un electroestimulador

Consejos básicos cómo usar un electroestimulador, como los siguientes:

Cómo usar un electroestimulador, ya que la tecnología nos trae ciertas innovaciones como pueden ser estos sofisticados aparatos para fitness llamados electroestimuladores. Con lo cual, con su uso podremos estimular las fibras de nuestros músculos mediante impulsos eléctricos de baja frecuencia. Con este proceso le permitirá a los músculos conseguir fuerza, resistencia y volumen, además de quemar depósitos de grasa. Por tanto, poco a poco se ha convertido en una gran opción para obtenerlo.

No obstante, una vez que hayas comprado un aparato de estos es probable que no sepas cómo utilizarlo. Por esa razón, en esta oportunidad te explicaré como poder usar un electroestimulador.

Una de las primeras cosas que hay que hacer para saber cómo se utiliza un electroestimulador. Para ello es conveniente (además de leer y de aplicar el manual) seguir una serie de:

La conexión de los cables. 

     

La conexión de los cables en cada canal o vía, en que deberás conectar un cable, el cual será el responsable de transmitir la energia de tu aparato. El electroestimulador podrá ser, normalmente,  de 4 canales, lo que es igual a 8 electrodos, lo idóneo es que coloques 4 sobre los abdominales y 4 sobre los pectorales. Por lo tanto conseguir al mismo tiempo, trabajar las diversas áreas de tu cuerpo, por lo que ahorrarás mucho tiempo.

También los hay que no usan cables. De forma inalámbrica y sin ningún tipo de molestia que las conexiones a veces generan para movernos y nos permite más libertad.

Los Electrodos

Lo normal es que la duración de los electrodos pueda variar entre 20 y 40 usos de acuerdo con las condiciones de las zonas que trates: calidad de la piel, pilosidad e higiene. Los usuarios que usen la electroestimulación  de una forma constante tienden primero a preparar la zona, como limpiar y depilar muy bien el área a trabajar. Si tú también eres de este tipo de personas, no dudes en continuar y seguir esta práctica.

Como colocar correctamente los electrodos con relación a los músculos

La colocación de los electrodos no es para nada complejo. Con lo que hay que hacer primero es colocar el electrodo positivo en la zona del punto motor del músculo. Y por otro lado, el electrodo negativo se colocara en la zona sobre el recorrido del músculo. Diferenciarás un polo del otro a través de los colores de estos.

No hay ningún peligro si en algún momento colocas erróneamente los electrodos. Por ello lo que sí conseguirás es que la estimulación no sea completamente efectiva y el resultado que esperabas será menor de lo que esperabas.

La elección del tamaño de los electrodos

Lo común es que la dimensión de los electrodos guarde relación con el tamaño del músculo tratado. Por tanto, debes usar los electrodos pequeños cuando desees trabajar de modo focalizado, para zonas pequeñas.

Por otro lado, lo normal es que utilices los electrodos más grandes para que puedas trabajar cómodamente las zonas más extensas. Por otro lado en los músculos pequeños no podrás ser muy preciso o exacto en la colocación de los electrodos.

Duración de cada sesión en cómo usar un electroestimulador

Se recomienda que generalmente que las sesiones de electroestimulación tengan un período de duración de 5 minutos a 60 o 120 minutos, y en ese periodo estén incluidas las sesiones de calentamiento y de recuperación.

Por otro lado, te recomiendo ajustar la duración de tus sesiones con base al tiempo que indica el programa de tu electroestimulador, sobre todo para los programas llamados “endorfínico”. Se recomienda el uso del electroestimulador unas 2 o 6 veces por semana y por músculo, siempre tomando en cuenta los siguientes tres aspectos:

El programa elegido

El nivel de entrenamiento

Y la experiencia en relación a la estimulación eléctrica

Recordar que en cada una de tus sesiones ir alternando los músculos trabajados, en cambio, no electro-estimules el mismo músculo durante un largo tiempo que sobrepase los 80 minutos al día, en especial con los programas excito-motor.

Como entrenar y cómo usar un electroestimulador en la misma sesión

En el momento en que entrenes y estimules en la misma sesión, te recomiendo que primero entrenes antes de la estimulación. De este modo,  conseguirás evitar hacer ejercicio sobre fibras musculares ya fatigadas. Este tipo de entrenamientos es especialmente primordial para aquellos ejercicios que exijan fuerza y fuerza explosiva.

Por otro lado, en los entrenamientos de resistencia, debes hacer lo opuesto.  Con cual se conseguirá estimular aún más y de forma más rápido el metabolismo glicotílico.

La intensidad en los programas complementarios

Con relación del uso de la intensidad, ninguno de los programas complementarios (recuperación y capilarización) es necesario de usar intensidades extremas. Con cual es preciso que tales intensidades consigan llegar a un nivel capaz de provocar sacudidas musculares vigorosas. Como se sabrá para llegar a conseguir dichas sacudidas es suficiente que estas oscilen entre 80 y 130 mA.

La intensidad en los programas de entrenamiento

Con la finalidad de afectar la mayor cantidad posible de fibras musculares, te sugiero trabajar con la intensidad más alta posible, siempre y cuando la soportes.

Para medir el momento en el que ya no puedas aguantar, es tener la sensación subjetiva como medir dicha intensidad. Las contracciones deben ser intensas, potentes, pero recuerda que jamás tienen que volverse insoportables.

Programa para Deporte

Hay electroestimuladores que traen dentro de sus características, programas especiales para determinados deportes. No dudes en utilizar el programa adecuado destinado al deporte que prácticas.

Con cual si tu meta final es mejorar tus resultados y objetivos en un deporte en concreto, tendrás que trabajar los muslos, bíceps y glúteos, es decir, los músculos más solicitados para dicho deporte. Ello debes hacerlo en el modo correcto: fondo, resistencia y fuerza explosiva.

Con cual no debes de olvidar el resto de las partes de tu cuerpo, al contrario, deberás tratar también los músculos menos requeridos en tu actividad deportiva cotidiana. Para ello, debes de contar con la posibilidad de usar el electroestimulador antes, durante y después de la actividad deportiva.