Saltar al contenido
CON ELECTROESTIMULADORES

Tratamiento del dolor

Tratamiento del dolor y malestar corporal,

Con electroestimuladores se puede ayudar a mejorar la calidad de vida. Obtenga más información sobre diferentes tipos de dolor muscular y articular, y lo que necesita para dar a su cuerpo un descanso.

Descubra maneras de vivir una vida más satisfactoria con un corazón y un sistema respiratorio más saludables. Puedes encontrar instrucciones de como  tratar el dolor y un estilo de vida activo.

Dolor articular: síntomas, causas y tratamiento

El cuerpo humano tiene alrededor de 400 articulaciones, todas las cuales le dan movilidad y flexibilidad, aunque también son fuentes potenciales de dolor. El dolor articular, que se produce principalmente (pero no exclusivamente) con la edad, es uno de los problemas de salud más extendidos. Las articulaciones, que forman la unión de las diversas partes del cuerpo, son también mecanismos complejos que se componen de múltiples elementos, incluyendo cartílagos, ligamentos, membranas, fluidos y tejidos. Por lo tanto, el Tratamiento del dolor articular puede tener múltiples soluciones.

Tipos de dolor articular

El dolor articular puede dividirse en tres categorías:

Artritis inflamatoria: dolor motivado por inflamación o infección (este es el caso a menudo cuando la articulación está roja e inflamada y el dolor aparece por la noche)

Osteoartritis: dolor por causas mecánicas, resultante del desgaste del cartílago articular (este es el caso a menudo cuando la articulación está rígida al levantarse y el dolor se reduce cuando se mueve la articulación)

El dolor articular también puede estar provocado por un accidente o lesión, apareciendo por ejemplo, tras un impacto o caída.

Síntomas de dolor articular

El dolor articular puede manifestarse de varias maneras. Puede mostrarse sin razón aparente o durante un movimiento específico, aparecer gradual o repentinamente, disminuir o persistir en reposo, y persistir por un corto o un largo período de tiempo. También puede venir acompañado por varios síntomas diferentes, que pueden ser más o menos debilitantes:

Rigidez articular, a menudo después de un período de inactividad o por la mañana

Hinchazón

Enrojecimiento

Una sensación de calor en la articulación

Pérdida de flexibilidad

Pérdida de movilidad

Causas del dolor articular

El dolor articular puede tener varias causas:

Causa traumática: cuando el dolor aparece tras un accidente, caída, o golpe o impacto en la articulación. Los ejemplos incluyen esguinces, dislocaciones o tirones y torceduras.

Causa inflamatoria: cuando el dolor surge de una parte inflamada de la articulación. Cuando toda la articulación está afectada, se denomina artritis inflamatoria, y cuando la inflamación afecta a los tendones, se denomina tendinitis.

Causa mecánica: cuando el dolor es el resultado de la malformación o del desgaste, como por ejemplo la osteoartritis. La osteoartritis, que suele comenzar después de los 50 años y afecta especialmente a los hombros, codos, muñecas, manos, caderas, rodillas y pies, es también una de las causas más comunes de dolor articular.

Causa infecciosa: cuando el dolor está asociado con un virus (por ejemplo, la gripe o el chikunguña).

Depósitos de cristales: cuando el dolor está provocado por cristales de urato de sodio depositados en las articulaciones, como es el caso de la gota.

En todos los casos, si el tratamiento del dolor viene acompañado por hinchazón o enrojecimiento, empeora y persiste, sobre todo en casos de fiebre, debe consultar a un médico con urgencia.

Tratamiento del dolor y alivio del dolor articular

Si el dolor articular es leve, un poco de descanso y analgésicos suelen ser suficientes para detener el dolor. Para lesiones menores, se recomienda aplicar una compresa fría (hielo), luego descansar, elevar y comprimir la extremidad afectada con un vendaje. Si el dolor es causado por una inflamación u osteoartritis, se recomienda aplicar calor (porque mejora la circulación sanguínea, aliviando así la articulación), así como descansar la articulación. Para el dolor articular causado por una afección más grave, el médico prescribirá analgésicos además de tratar la afección subyacente.

Para las articulaciones doloridas, también se pueden prescribir algunos ejercicios específicos de fortalecimiento muscular con el fin de evitar que empeore la afección. El ejercicio acuático es especialmente beneficioso para el dolor articular ya que las articulaciones no necesitan soportar el peso corporal dentro del agua.

Existen también otras soluciones que ayudan a reducir el tratamiento del dolor muscular, sin medicación. Aquí es donde entra en juego la gama de electroestimuladores OMRON, que utilizan la neuroestimulación eléctrica transcutánea (TENS) para ayudar a aliviar el dolor muscular y articular. HeatTens combina además el +++

Referencias:

PasseportSanté. Joint pain: what it means. Retrieved from www.passeportsante.net/fr/Actualites/Dossiers/DossierComplexe.aspx?doc=douleurs-articulations-mal-aux-articulations-oui-mais-comment-

Tratamiento del dolor de espalda: tipos, causas y tratamiento

Lo llamamos el “mal del siglo” porque, si damos credibilidad a los estudios, no menos del 80 % de la población sufrirá de dolor de espalda en algún momento de sus vidas. El término “dolor de espalda” cubre una serie de problemas como lumbalgia, dolor lumbar crónico, ciática y hernias discales, todos los cuales tienen una cosa en común: el dolor se localiza en la columna vertebral. Por consiguiente, el dolor de espalda puede tener múltiples causas.

Tipos de dolor de espalda

El dolor de espalda puede clasificarse en tres grupos. Si el dolor se localiza en la parte superior de la espalda o en los huesos del cuello (columna cervical), se conoce en términos médicos como cervicalgia. Si el dolor se localiza en la parte inferior de la espalda, alrededor de las vértebras lumbares, se llama dolor lumbar o dolor en la parte baja de la espalda. Por último, si el dolor se localiza en el medio de la espalda alrededor de las vértebras torácicas, se le llama dolor torácico o en la mitad de la espalda.

La cervicalgia (dolor de cuello):

Es un dolor que se siente en la columna cervical y que generalmente desaparece en unos pocos días, y está a menudo asociado a malas posturas o esfuerzos.

El dolor lumbar

Es un dolor que se siente en la parte inferior de la espalda y puede entorpecer hasta el movimiento más ligero. Es causado principalmente por movimientos repentinos o prolongados, o por permanecer en la misma posición durante demasiado tiempo. Es el tipo más común de dolor de espalda.

El dolor torácico o en la mitad de la espalda:

Que es en el que nos centramos específicamente en este artículo, es el dolor que se siente en la mitad de la espalda hasta la base del cuello, alrededor de las vértebras torácicas. La columna torácica, que actúa como estructura de soporte de la caja torácica, está formada por vértebras menos móviles que las demás, y cualquier problema en esta área puede causar dolor y/o sensación de rigidez o movimiento restringido.

También se pueden clasificar otros dos tipos de dolor muy comunes:

Disco herniado (hernia discal):

Esto ocurre en los discos intervertebrales ubicados entre las vértebras, que dan a la columna su flexibilidad y actúan como amortiguadores. Si la parte interna blanda del disco comienza a sobresalir, puede presionar sobre los nervios o la médula espinal. Esto se conoce como una hernia discal. Afecta con mayor frecuencia a las vértebras lumbares, de las que dependemos en gran medida en la vida diaria.

Ciática:

Cuando un disco herniado presiona el nervio ciático, el dolor se puede expandir por toda la pierna, lo que se conoce como ciática.

Causas del dolor de espalda en la parte media o torácica

El dolor en la mitad de la espalda puede tener varias causas. La mayoría de las veces, es el resultado de una caída, de movimientos repentinos o de permanecer en la misma posición durante demasiado tiempo. Por lo general, el dolor en la mitad de la espalda se presenta gradualmente.

Las causas se pueden clasificar de la siguiente manera:

Mecánicas: cuando se permanece en la misma posición durante demasiado tiempo

Traumáticas: después de un accidente, una caída o un impacto fuerte

Reumatológicas: principalmente después de los 60 años

Degenerativas: problemas relacionados con el envejecimiento o con un estilo de vida sedentario (con poca o ninguna actividad física).

Fisiológicas: el embarazo, la menstruación y la menopausia pueden causar dolor en la mitad de la espalda.

Finalmente, el estrés y la ansiedad pueden causar dolor como resultado de la tensión en los músculos de la espalda

Sin embargo, el dolor en la mitad de la espalda también puede ser un signo de problemas cardiovasculares (corazón o vasos sanguíneos), problemas pulmonares u orgánicos o afecciones como la escoliosis. Por lo tanto, es importante consultar a un médico si experimenta dolor de espalda durante un período prolongado.

Tratamiento del dolor en la mitad de la espalda: tratamientos y prevención

Tratamiento del dolor de espalda

Si el dolor de espalda no es específico, el tratamiento consistirá en tomar analgésicos y hacer ejercicios para aumentar la fuerza y flexibilidad muscular. En otros casos, el dolor de espalda se debe tratar según su causa. Por ejemplo, si el dolor está relacionado con un problema musculo esquelético, se puede considerar la posibilidad de recurrir a la osteopatía, la fisioterapia o el masaje. Si el dolor está relacionado con el estrés, algunos ejercicios sencillos de respiración o relajación pueden ayudar a aliviarlo. Si el dolor persiste y se vuelve crónico, el médico puede recetar analgésicos o, en algunos casos, inyecciones. En casos poco comunes, puede ser necesaria una cirugía.

Existen también otras soluciones que ayudan a reducir el dolor en el hombro, sin medicación mediantes electroestimuladores.

Prevención del dolor de espalda: vida sana y ejercicios

Si el dolor de espalda es benigno, algunos cambios sencillos en el estilo de vida y ejercicios pueden prevenirlo y aliviarlo.

Es esencial evitar una inactividad prolongada y mantener un nivel mínimo de ejercicio. Por ejemplo, la natación está recomendada especialmente para tratamiento del dolor de la espalda, aunque también son muy buenas actividades como el yoga o el Pilates, que desarrollan la fuerza central y fomentan la elasticidad. Es muy importante estirar los músculos de la espalda para protegerse frente al dolor de espalda. Enfóquese en ejercicios que fortalezcan la parte superior de la espalda, como las flexiones, y que mejoren la flexibilidad de la columna vertebral con ejercicios que impliquen redondear y ahuecar la espalda a gatas (la posición del gato y de la vaca).

Del mismo modo, es importante mantener una buena postura en la vida diaria. Siempre que necesite recoger algo, doble las rodillas y mantenga la espalda recta. En el trabajo, asegúrese de mantener una postura correcta y recuerde moverse a intervalos regulares.

Referencias:

Corinou, M. (2013). Back pain: where does it come from? Retrieved from www.passeportsante.net/fr/Maux/Problemes/Fiche.aspx?doc=mal-de-dos

Balagué, F. & Genevay, S. (2013). My back hurts / I have sciatica. Retrieved from www.planetesante.ch/Symptomes/J-ai-mal-au-dos-j-ai-une-sciatique

Balagué, F. & Genevay, S. (2011). Common lower back pain (acute, subacute, chronic). Retrieved from www.planetesante.ch/Maladies/Lombalgies-communes-aigues-subaigues-chroniques

Catalan-Massé, S. (2018). Back pain: what self-medication to relieve it? Retrieved from www.doctissimo.fr/html/sante/mag_2000/mag1006/dossier/sa_2570_chacun_traitement.htm

Electrodos TENS: aliviar el tratamiento del dolor usando calor y neuroestimulación eléctrica transcutánea

Utilizado desde tiempos ancestrales, la efectividad del calor en el alivio del dolor es bien conocida. Existen varias maneras de aplicar calor a una zona dolorida, desde los métodos más tradicionales, como las botellas de agua caliente, hasta los más modernos, como los parches de calor o determinadas máquinas que tratan el dolor utilizando el efecto analgésico del calor distribuido a través de electrodos.

La efectividad del calor para el alivio del dolor

La terapia de calor, que significa usar el calor para aliviar el dolor, especialmente el dolor muscular, es un remedio tradicional muy antiguo. El calor tiene un efecto analgésico porque ralentiza la transmisión de las señales nerviosas, y por lo tanto de las señales de dolor, al cerebro. También estimula la circulación sanguínea en una parte determinada del cuerpo, lo que ayuda a sanar el área dolorida.

Existen muchas formas diferentes de aplicar calor a una zona dolorida. Estos métodos pueden consistir en una simple manta o bolsa de agua caliente, hasta métodos modernos como los parches de calor o diferentes cremas generadoras de calor.

Finalmente, algunas máquinas para tratar el dolor, como los electroestimuladores TENS de OMRON, también utilizan el efecto doble de la neuroestimulación eléctrica transcutánea combinada con el efecto calmante del calor, que se aplica usando electrodos.

Electrodos TENS

Los electrodos TENS (que significa neuroestimulación eléctrica transcutánea) son la parte de la máquina TENS que se coloca directamente sobre su piel, y a través de los cuales se transmiten los impulsos eléctricos y, en algunos casos, el calor.

La máquina TENS proporciona alivio del dolor sin medicamentos usando una corriente eléctrica. La máquina consiste en un generador de impulsos eléctricos conectado a electrodos que se colocan sobre la piel, y funciona enviando pequeños impulsos eléctricos que estimulan los mecanismos responsables del dolor. La acción de la máquina bloquea la transmisión de las señales de dolor al cerebro y simultáneamente estimula la producción de endorfinas (analgésicos naturales) y mejora la circulación sanguínea.

¿Cómo funcionan los electrodos TENS?

Una vez cargada la máquina TENS, puede retirar la película protectora de los electrodos, aplicarlos directamente sobre la piel y pulsar el botón de inicio. Los electrodos TENS deben colocarse a ambos lados de la zona dolorida, nunca directamente sobre ella. Asegúrese de que los electrodos están colocados a una distancia mínima de 2,5 centímetros uno del otro. A continuación, puede elegir los modos de masaje/TENS, la intensidad y los parámetros de calor, pero esto puede variar de una máquina a otra.

Algunas normas a seguir

Asegúrese de aplicar los electrodos sobre la piel limpia y seca.

Compruebe que los electrodos están firmemente adheridos a la piel.

Utilice siempre los dos electrodos y no coloque nunca uno encima del otro.

No utilice ninguna crema, spray o loción cuando utilice los electrodos, ni en la piel ni en el propio electrodo.

Nunca se coloque los electrodos en la cabeza, la cara o el cuello.

Referencias:

Medoucine.com (2018). Transcutaneous electrical neurostimulation (TENS). Retrieved from www.passeportsante.net/fr/Therapies/Guide/Fiche.aspx?doc=neurostimulation_electrique_transcutanee_tens_th

Gonse, I. (2018). Electrodes to treat back pain. Retrieved from www.topsante.com/medecine/mal-de-dos/mal-de-dos-neurostimulation-607355

Horde, P. Transcutaneous electrical nerve stimulation – indications and benefits. Retrieved from sante-medecine.journaldesfemmes.fr/faq/67891-neurostimulation-electrique-transcutanee-indications-et-bienfaits#q=neurostimulation+%C3%A9lectrique+transcutan%C3%A9e&cur=1&url=%2F